Blog

Reordenar el hogar

Tu cocina como nueva en 1 hora

Alfonso No Comments

¿Cuantas veces has dedicado horas y horas a la limpieza y al acabar parece que apenas has limpiado? Pues eso puede acabar si sigues esta premisa: el orden hace la efectividad.

Con orden y planificación puedes hacer una limpieza más rápida y efectiva. En este caso, desde Monra’s te proponemos dejar tu cocina como nueva en 1 hora.

Para que no tardes más de una hora en limpiar tu cocina, sólo necesitas planificar el orden de las tareas a realizar, preparar los productos de limpieza que vayas a necesitar y aprovechar sus tiempos de actuación de esos productos para limpiar las diferentes superficies. Lee las etiquetas de los productos para saber qué orden debes seguir según su tiempo de actuación.

Si sigues este plan, la cocina te quedará reluciente y no tardarás más de lo necesario.

Trucos con los que ganar tiempo

  • Prepara 2 cubos de agua y varias bayetas. Añade al agua 2 o 3 tapones de amoniaco. En uno de los cubos humedece las bayetas con las que limpiarás, y en el otro las dejas una vez que las hayas utilizado. De esta manera no las lavas según vas acabando de usarlas, sino que las lavas todas cuando hayas acabado de limpiar.
  • Protege la zona de cocción con una trasera. Así evitarás que la grasa se meta en las juntas de los azulejos.
  • Protege la placa o vitrocerámica con una lámina protectora. Así evitarás que se ensucie mientras preparas la comida.

Errores que has de evitar para no retrasarte

  • Empezar a limpiar por la placa o vitrocerámica. Al limpiar la campana, volverá a mancharse la placa, por lo que rocía la superficie con el producto limpiador correspondiente para que pueda empezar a actuar, y céntrate en la campana.
  • No dejar que los productos actúen durante el tiempo que requieren. Si no respetas los tiempos de actuación, los resultados nos serán los deseados y no quedará más remedio que volver a empezar.
  • Echar más producto del necesario. No por utilizar más producto vas a limpiar más o mejor. Sólo formarás más capa o espuma y te costará más limpiar la superficie. Además estarás malgastando producto.
  • Pon papel de cocina debajo de las aceiteras y vinagreras. Así recogerás lo que gotea y no manchará el armario. Además cuando esté muy sucio sólo hay que tirarlo a la basura y colocar otro nuevo.
  • Pasa una bayeta a la campana después de cada uso. Usa una bayeta húmeda con unas gotas de amoniaco para limpiar la campana después de cocinar y así no acumularás tanta grasa.

Pasos a seguir para una limpieza más eficiente en la cocina:

  1. Horno, microondas y campana: 10 minutos

Debes empezar por ellos porque son los que más grasa acumulan. Este es el orden más recomendable para limpiarlos:

  • Empieza por darle producto antigrasa al horno y déjalo actuar durante unos 3 o 4 minutos.
  • Mientras, coloca en el microondas un cuenco con agua y limón durante unos 3 minutos.
  • Lava el plato del microondas
  • Ahora pasa una bayeta o esponja humedecida en agua y amoniaco por la campana, con cuidado de no mojar el motor. Si las rejillas están muy sucias, retíralas y rocíalas con el mismo producto que al horno y déjalo actuar.
  • Después, lava el plato del microondas.
  • Luego, seca la campana y el microondas.
  • Pasa una bayeta húmeda al horno y a las rejillas (si las retiraste para limpiarlas).
  • Ahora seca bien el horno y las rejillas.
  • Ya está, ¡primera fase lista!
  1. Frente superior: 15 minutos

Es importante limpiar de arriba abajo para que no se ensucie lo que ya has limpiado. El orden que deberías seguir en esta fase es el siguiente:

  • Primero rocía o reparte el producto limpiador de vitrocerámica para que actúe. Si lo que tienes es placa de gas, rocía desengrasante y déjalo actuar unos 5 minutos mientras colocas los quemadores en un recipiente con agua y unas gotas de amoniaco.
  • Empezando por la zona donde cocinas, limpia los azulejos de la pared con una bayeta humedecida en agua y amoniaco, y luego seca todo bien con un trapo.
  • Haz lo mismo para limpiar los armarios altos, los perfiles de la ventana y la zona superior de la nevera.
  • Para limpiar los cristales, usa un paño humedecido en agua y unas gotas de alcohol, y luego sécalos con otro paño seco, pero que no deje pelusa.
  1. Placa o vitrocerámica y encimera: 10 minutos
  • Como en la fase anterior ya le habíamos rociado el producto a la placa o vitrocerámica, ahora toca retirarlo con una bayeta húmeda.
  • Si ha quedado algún resto de suciedad en la vitrocerámica, pasa la rasqueta para retirarla.
  • Seca bien la superficie con otra bayeta, y en el caso de la placa, seca y coloca los quemadores también.
  • Ahora pasa una bayeta húmeda con un poco de detergente neutro y después sécala con un paño.
  1. Zona inferior y cubo de basura: 10 minutos
  • En primer lugar, llena el cubo de basura con agua templada y unas gotas de lejía para desinfectarlo.
  • Mientras la lejía actúa, limpia los muebles bajos y la parte inferior de la nevera con una bayeta humedecida en agua y amoniaco.
  • Seca bien los muebles y la nevera con otro paño.
  • Ahora friega el cubo de basura con detergente y déjalo secar al aire.
  1. Fregadero y suelo: 15 minutos
  • Primero lava en el fregadero todas las bayetas que has usado para limpiar la cocina.
  • Ahora limpia el fregadero y el grifo con una esponja y un poco de detergente neutro.
  • Después sécalos bien.
  • Aspira el suelo para eliminar todo resto de suciedad y polvo que quede en el suelo, así al fregarlo no repartirás la suciedad por la cocina.
  • Friega el suelo con agua templada y un par de tapones de amoniaco.

Verás que si sigues nuestras recomendaciones tu cocina quedará perfecta en menos tiempo del que solías dedicar, y así podrás aprovechar ese tiempo extra para hacer lo que más te gusta, dedicarte tiempo a ti mismo/a o disfrutar de los tuyos.

¿Cómo limpias tu cocina? ¿Cuánto sueles tardar? ¿Conocías estas recomendaciones? ¿Añadirías alguna más? ¡Cuéntanoslo!

Claves para tener tu casa en orden

Claves para tener tu casa en orden

Alfonso No Comments

Solemos almacenar muchas cosas en casa, y si no prestamos atención sobre aspectos como dónde y cómo lo guardamos, puede pasarnos que llegue un momento en el que no recordemos si lo tenemos o no, o dónde está. Para que esto no te suceda, Monra’s te ayuda con unas claves muy sencillas que te ayudarán a tener la casa en orden y todo bajo control.

  1. Revisión

Si crees que te falta espacio de almacenaje, puede que tu problema sea que te sobran cosas. Es importante que revises todo lo que tienes en casa y cómo lo tienes, así te será más fácil hacerte un mapa (mental o dibujado) de cómo quieres ordenar las cosas y dónde.

Puedes empezar revisando cada estancia para ver qué guardas en su interior y decidir qué te haría falta para ordenarlo mejor: cajas, cestas, perchas… ayúdate de lápiz y papel para apuntar estos detalles y no olvidar nada, así te será más fácil crearte el mapa de ordenación y la lista de los útiles que necesitas para llevarlo a cabo.

Además, es un buen momento para empezar a deshacerte de las cosas que no estén en buen estado o que ya no vayas a utilizar. La mejor manera de hacerlo es preparar cajas o bolsas destinadas a guardar lo que vas a retirar, y no las saques de casa hasta que no hayas acabado con todas las estancias. Puede que durante todo el proceso decidas deshacerte de más cosas.

  1. Organización

No intentes ordenar toda la casa de una sentada, porque es un trabajo que puede parecer enorme si no te organizas bien. Para no agobiarte ni cansarte, y menos todavía que abandones, te recomendamos que planifiques el orden y el tiempo que le dedicarás a cada estancia.

Una buena idea puede ser hacer cada semana una estancia, así no habrá problema si necesitas más de un día para ordenarla y ponerla a punto. Aprovecha para limpiar los muebles por dentro cuando los vacíes. También puedes aprovechar los cambios de estación para ordenar todo y revisar si necesitas renovar algo.

  1. ¿Práctico o no práctico?

Normalmente guardamos cosas que no usamos debido a la nostalgia que nos causan, o porque pensamos que nos podría hacer falta en un futuro, pero no por ello las usamos. La mejor forma de decidir si debes guardarlo o no es preguntándote si te es práctico o no, o si lo usaste en algún momento durante el último año. Si alguna de esas respuestas es negativa, significa que debes deshacerte de él. También has de tener en cuenta lo que esté duplicado y cumpla la misma función, porque ¿para qué quieres dos cosas que hacen lo mismo? Será mejor que renuncies a una de ellas, así ganarás espacio.

  1. Planificación

Evidentemente no vas a guardar las toallas de baño en el salón, ni las mantas en el baño… pero has de planificar bien qué vas a guardar en cada armario o estancia para así poder organizar las cosas por categorías. No sirve de nada tener, por ejemplo, toallas en tres lugares diferentes cuando tienes un armario en el baño donde poder guardarlas. Búscale a cada cosa su lugar ideal.

  1. ¡A ordenar!

Es hora de ordenar todo de nuevo. Coloca las cestas, las cajas… en definitiva los útiles de ordenación que hayas elegido para tener todo recogido y localizado. En los armarios y las baldas evita dejar huecos muertos, así no se posará el polvo y aprovecharás al máximo tus zonas de almacenaje. Si optas por guardar las cosas en cajas o cestas con tapa, no olvides etiquetarlas para saber lo que guardas en su interior.

Como puedes ver, estas claves son muy sencillas, y si las sigues, te asegurarán el éxito. Recuerda que lo más importante es organizarse bien. Con paciencia y a tu ritmo, seguro que encontrarás ese espacio extra que no sabías que tenías y que te vendrá genial.

Si a pesar de planificar y organizar todo, sigues pensando que necesitas más espacio de almacenaje, siempre puedes aprovechar huecos muertos de la casa, como detrás o encima de las puertas, esquinas o rincones vacíos…

¿Cómo organizas tus estancias? ¿Sigues estos pasos o lo haces de otra manera? ¡Cuéntanoslo!

hogar o negocio a punto con recetas ecologicas

¿Sabes todo sobre tus básicos de limpieza?

Alfonso No Comments

Los productos y elementos de limpieza son nuestro aliados para tener la casa siempre a punto, pero no siempre sabemos sacarles el máximo provecho.

En Monra’s los conocemos muy bien, y por ello vamos a contarte cuáles son sus usos (que alguno te resultará sorprendente), los errores comunes en su utilización, unos trucos para que sean más eficaces, y los falsos mitos que los rodean. De este modo, no habrá producto que se te resista y te convertirás en toda una experta de la limpieza.

  1. Cómo son más eficaces
  • Disueltos en agua

La lejía en agua fría, porque en caliente pierde efectividad. El amoniaco es mejor disolverlos en agua tibia.

En su medida justa

No por usar más producto se va a quedar mejor o más limpio. Un exceso de detergente en la lavadora crea una espuma que recoge la suciedad, y al quedarse en la superficie provoca que la ropa se aclare correctamente.

  • Déjalos actuar

Cuando uses jabones, limpiacristales o desengrasantes, espera un poco antes de frotar la superficie para que mientras actúe.

  1. Cómo cunden más
  • Úsalos en botella de spray

Puedes usarlos todos así, y te durarán más porque no echarás un chorro.

  • Disuelve jabones y desengrasantes en agua templada o caliente

El calor ablanda la suciedad, por lo que consigues mejores resultados con menos producto.

  • Calcula el detergente en cada lavado

Según el tipo de agua que llegue a tu hogar necesitarás más o menos detergente, ya que las aguas duras necesitan más cantidad. También importa la cantidad de ropa y el grado de suciedad que tienen para poder calcular el detergente que necesitas.

  • Añade un chorro de amoníaco

Si lo haces en la lavadora a la hora de lavar la ropa, consumirás menos detergente y obtendrás los mismos resultados.

  1. Falsos mitos
  • Si huele a cloro, desinfecta

Es importante que leas la etiqueta y te asegures de que contiene desinfectante, porque puede llevar otros elementos cuyas fragancias se asemejan a la del cloro, pero no por eso tiene que desinfectar.

  • La lejía limpia a fondo

La lejía sólo desinfecta. Si quieres limpiar a fondo, debes utilizar productos jabonosos.

  • Los concentrados lavan peor

La única diferencia entre los productos concentrados y los normales es que los normales llevan un componente que se añade para dar más volumen al producto. Por lo demás son los dos iguales.

  • Limpiar cristales con periódicos

Siempre se ha creído que funciona, pero no es así. La tinta del periódico en contacto con el líquido, mancha los cristales, por lo que en lugar de limpiarlos, los ensucia más.

  1. Cómo guardarlos
  • En un lugar ventilado y fuera de fuentes de calor

Si tienes niños, guárdalos bajo llave o en un lugar alto, así evitarás accidentes.

  • Bien cerrados

Así no se derramarán y no se podrán mezclar, ya que puede ser peligroso.

  • Lejos de los alimentos

Hay aromas que pueden contaminar los alimentos, incluso aunque esté envasada.

  1. Cuándo caducan

Si no cambian de color, aroma o textura, no se estropean. De todas formas a partir de los 6 a los 12 meses contrólalos porque pueden cambiar. Los líquidos se estropean siempre antes que los sólidos.

  1. Errores que has de evitar
  • Cambiar de envase los productos

Si lo haces, podrías confundir los productos, y sabes que muchos son tóxicos, por lo que es muy peligroso. En caso de que lo tengas que cambiar por alguna razón, conserva la etiqueta del producto y colócala en el nuevo envase para que no haya confusiones.

  • Mezclar los productos

Se puede producir una reacción química que provoque un accidente o la liberación de gases tóxicos muy peligrosos. Nunca mezcles lejía y amoniaco o desengrasantes, y tampoco amoníaco y blanqueadores.

  • Hervir la lejía

Si lo haces, puedes intoxicarte debido a los vapores que desprende, y a su vez, provocas que la lejía pierda propiedades.

  • Usar amoníaco puro

Puedes intoxicarte debido al fuerte olor que desprende. No sirve para limpiar más, lo que hace es comerse el brillo de las superficies.

  1. Usos
  • Desengrasante
    • Uso habitual

Elimina la grasa. Es un buen aliado para limpiar el horno, la campana,… es muy corrosivo, por lo que quita las manchas difíciles. Al contrario del alcohol, no daña el aluminio

  • Otros usos

Da brillo a la vajilla. Pulveriza las piezas y deja que actúe el producto. Aclara con agua caliente y pasa un trapo seco para eliminar impurezas y dar brillo.

  • Detergente de la ropa
    • Uso habitual

Limpia y blanquea los tejidos, especialmente si contiene oxígeno activo. Es un buen blanqueante que te evita pretratar

  • Otros usos

Mata las moscas de la fruta. Añade 3 gotas a un tazón con vinagre, que las atrae. Al reducir la tensión superficial entre el líquido y las moscas, éstas no podrán andar por lo que se hundirán y se ahogarán.

  • Lejía
  • Uso habitual

Desinfectante. Es infalible frente a bacterias y virus, es ideal para los baños y la cocina. Recuerda que no limpia, sólo desinfecta.

  • Otros usos

Desatasca. Añade un chorro caliente por los desagües, pero ten mucho cuidado con los vapores tóxicos que emite.

Recupera tuppers manchados. Llena el tupper hasta el 50% con lejía y agua caliente. Déjalo actuar y verás que se queda como nuevo.

  • Amoníaco
    • Uso habitual

Quitamanchas. Es muy eficaz con las manchas de grasa y las más resistentes. También limpia eficazmente tapicerías, alfombras, azulejos,…

  • Otros usos

Decapante. Para eliminar la pintura de una superficie, sólo tienes que aplicarlo puro, pero protégete bien porque es muy tóxico.

Quita el olor de las toallas. Añade un chorrito a la lavadora y las toallas olerán a nuevo.

  • Lavavajillas
    • Uso habitual

Lava la vajilla. Deja relucientes las sartenes, las cacerolas,… todo a mano, porque en el lavavajillas no queda bien.

  • Otros usos

Quita las manchas de la ropa. Pretrata las manchas con un poco de lavavajillas y lava las prendas en la lavadora y verás como las elimina.

  • Spray limpiamuebles
    • Uso habitual

Atrapa el polvo. También retrasa su aparición si tiene efecto antiestático. Los puedes encontrar con cera de abeja para proteger y nutrir la madera.

  • Otros usos

Deja relucientes las llantas de los coches y las motos. Solo necesitas humedecer una bayeta con el producto y frotar la superficie para limpiarlas y darles el brillo del primer día.

  • Limpiacristales
    • Uso habitual

Limpia y abrillanta superficies como el vidrio o el cristal en unos minutos.

  • Otros usos

Da brillo a los azulejos. Frótalos con un paño humedecido con el limpiacristales.

Elimina las huellas que se encuentran en cualquier superficie metálica, así como las del microondas.

Esperamos que estos trucos y consejos y por supuesto los errores que no debes cometer te sean útiles para sacarle el máximo partido a tus productos de limpieza.

¿Conocías estos datos? ¿Conoces algún dato más que no hayamos mencionado? ¿Cómo usas tu tus básicos de limpieza? ¡Cuéntanoslo!

como ordenar nevera

¿Cómo se organiza (bien) la nevera?

Alfonso No Comments

¿Cuántas veces nos despistamos y acabamos tirando comida a la basura porque se ha estropeado antes de tiempo? Seguro que más de una, pero esto se va a acabar. Orden y mantenimiento son las claves para ahorrar tiempo y dinero con tu nevera, porque consumes menos energía y no tiras comida.

Desde Monra’s te enseñamos cómo debes ordenar y mantener la nevera correctamente para aprovecharla al máximo en función de la temperatura de conservación de cada alimento.

  • En la puerta

Huevos. Colócalos en la parte alta. Si es en un compartimento con tapa mejor, así evitarás cambios de temperatura porque tendrán su propio ambiente.

Conservas. Las de larga duración, como es el caso del tomate, salsas, mermeladas,… van en la parte media una vez han sido abiertas.

Bebidas. Los zumos, la leche, el agua,… guárdalas en la parte de abajo. La leche, una vez abierta, se conserva bien a unos 7°C, pero tiene que estar tapada.

  • En el interior

Los estantes más altos son los menos fríos (están a 5°C). En ellos es recomendable colocar productos ya cocinados, sobras, pasteles,….

Los intermedios son perfectos para guardar yogures, quesos, embutidos y conservas abiertas (en recipientes herméticos, nada de guardarlas en sus latas).

La parte de abajo, justo antes de los cajones, es la zona más fría (2°C). Es el lugar ideal para guardar los alimentos perecederos, como la carne y el pescado que va a ser consumido en poco tiempo. Guárdalos en recipientes herméticos para evitar la contaminación cruzada. Una vez cocinados, se conservan en buen estado durante 3 o 4 días.

  • En los cajones

Las verduras y la fruta necesitan la zona más fría de la nevera para conservarse mejor. Debes separarlos y tener en cuenta la humedad (especialmente en las neveras nuevas donde los cajones tienen diferente humedad).

Donde la humedad sea alta, coloca lo que se conserva por menos tiempo (zanahorias, lechugas,…) y a humedad baja las frutas que suelen golpearse (manzanas, peras,…).

  • En el congelador

A la hora de guardar los alimentos en el congelador, hazlo por separado, así será más fácil descongelar luego sólo lo que necesites y no la pieza entera. Coloca los alimentos en bolsas especiales para el congelado o enróllalos en film transparente. Los alimentos cocinados, los puedes guardar en tuppers (lo mejor es que sean de cristal).

Etiqueta todo lo que guardas para saber qué guardaste y cuándo. Para ello, lo mejor es que indiques la fecha y lo que contiene cada recipiente. Hazlo en todos los alimentos, así los diferenciarás más fácilmente cuando busques algo en el congelador.

El pescado tiene una duración de entre 3 y 6 meses, y la carne entre 2 (hamburguesas) y 10 meses (pollo). Como todos los cajones del congelador tienen la misma temperatura (-18°C) puedes aprovechar para guardar la carne y el pescado en cajones diferentes, dejando el otro cajón para el resto de alimentos. Lo ideal es que mantengas un orden a la hora de guardar los alimentos, y que una vez al mes revises lo que tienes guardado para evitar sustos después.

  • ¿Cuánto duran los alimentos?

Cada alimento tiene un tiempo de conservación diferente, por lo que no todos pueden permanecer el mismo tiempo en la nevera. A continuación, te indicamos la duración de cada uno:

Duración

Alimentos

1-2 días Carne picada, pollo y pavo, marisco, pescado crudo
3-4 días Pescado y marisco cocinado, lechuga, uvas, plátanos, cítricos
1 semana Huevo cocido, leche, queso rallado, espinacas, melón
1-3 semanas Queso fresco, yogures, manzanas, apio, zanahorias
3-5 semanas Quesos, huevos, mantequilla (bien tapada), mermeladas
  • Mantenimiento, limpieza y orden de la nevera

Con un buen mantenimiento, tu nevera consumirá menos electricidad, funcionará mejor y durará más.

  1. Al colocarla, deja unos centímetros entre la nevera y la pared para que pueda circular mejor el aire. Un par de veces al año, debes moverla y limpiar el polvo y la suciedad de la parte trasera, ya que ahí están los condensadores, así conseguirás que tu nevera funcione correctamente y no tenga que trabajar más de la cuenta.
  1. Realiza una limpieza a fondo del interior de la nevera de vez en cuando, pero mínimo 1 o 2 veces al año. Vacíala y limpia con agua y jabón las zonas desmontables (cajones, estantes,…). Limpia el resto con agua y vinagre y enjuaga antes de volver a montarlo todo. Repasa las gomas, las juntas de las puertas y las manillas para que queden limpias y desinfectadas.
  1. No llenes mucho la nevera, es mejor que dejes espacio entre los alimentos para que circule mejor el aire y se puedan conservar mejor. Además, si haces eso, la nevera consumirá menos. Al contrario de la nevera, el congelador necesita estar lo más lleno posible para mantener mejor los alimentos y el frío. Puedes rellenar los huecos libres con cosas pequeñas o con cubiteras.
  1. Para tener la nevera bien organizada, ten en cuenta los siguientes puntos:
  • Coloca al fondo aquellos alimentos que caduquen más tarde.
  • No abras un paquete nuevo del mismo producto sin haber acabado primero el anterior, así no acumularás.
  • Asegúrate de que todo lo que tienes en la nevera se ha de conservar ahí. Tomates, pimientos, cebollas, ajos, legumbres, y otros alimentos, no necesitan conservarse en frío, pueden estar a temperatura ambiente.
  • Los alimentos ya manipulados (cocinados, paquetes abiertos, cortados,…) se han de guardar en recipientes, así evitamos olores, mala conservación o que se derramen líquidos.

En definitiva, con un poco de orden, mantenimiento y control de los alimentos que tenemos en la nevera, podemos conservar mejor lo que guardamos y ahorrar.

Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda para mejorar la eficiencia de tu nevera.

¿Cómo conservas los alimentos en tu nevera? ¿Conocías todos estos consejos? ¿Conoces alguno que no hayamos mencionado? ¡Cuéntanoslo!

Limpiar el polvo

Trucos para eliminar el polvo durante más tiempo

Alfonso No Comments

A todos nos cansa estar limpiando eternamente y que al acabar parezca que no has empezado. Para que esto no suceda, y que dure más tiempo la limpieza, hay que seguir 2 reglas básicas: limpiar bien y usar repelente al polvo.

Para que puedas sacarle el máximo partido a la limpieza, Monra’s te enseña unos sencillos trucos con los que eliminar el polvo durante más tiempo. ¡Toma nota!

Antes de ponerte a limpiar, ventila bien la casa. De esa manera impedirás que el polvo se vuelva a colocar sobre los muebles. El tiempo recomendable de ventilación es de 10 a 30 minutos, así el frío o el calor no influirá en la temperatura de tu casa. Lo ideal es que lo hagas a primera hora del día, porque el aire está más limpio. Ventila por habitaciones para poder tener el polvo bajo control y que no se mueva por toda la casa.

  1. Primero lo barnizado.

Lo mejor en la limpieza es comenzar por los muebles barnizados y pulidos, ya que son los que menos polvo desprenden gracias a la capa protectora que les crea su acabado. La mejor forma de limpiarlos es con una bayeta de microfibra. Si prefieres plumero, elige uno electroestático de usar y tirar, porque su i usas el de plumas de toda la vida moverás el polvo de un lugar a otro pero no lo quitarás. También puedes limpiarlos con una bayeta humedecida en agua, así el polvo se pegará al agua como si de un imán se tratase y ¡adiós polvo!

Para retrasar la aparición del polvo, y para aprovechar mejor la limpieza, aplica un antipolvo a las diferentes superficies. Para una limpieza más eficiente, empieza por las partes altas de los muebles y termina con las inferiores, así no ensuciarás lo que ya está limpio. Puedes crearte uno casero para los muebles de madera si mezclas 1 taza de agua con un cuarto de vinagre blanco y 2 cucharadas de aceite de oliva. Lo ideal es que lo puedas rociar con una botella de spray para que el producto se reparta mejor por la superficie.

  1. Aspira todo bien.

El aspirador es el mejor aliado contra el polvo. Olvida la escoba y el recogedor porque con ellos no eliminas todo el polvo, sino una parte, y el resto lo esparces por el resto de la casa sin que te des cuenta. Presta especial atención a las zonas con cables y las esquinas, porque ahí es donde se acumula más polvo. Si tienes que comprarte un aspirador, es recomendable que lo elijas con filtro HEPA, porque son capaces de atrapar partículas diminutas y garantizan una limpieza más completa.

  1. Friega el suelo.

Si friegas el suelo cuando hayas acabado de limpiar, y de pasar el aspirador, te asegurarás de que eliminas el polvo que se haya quedado en el suelo y no lo moverás de un lugar a otro de la casa. Si tu suelo es de madera, no olvides utilizar un limpiador específico, nada de multiusos o vinagre o lo estropearás. Es importante que escurras muy bien la fregona para que no gotee y deje manchas. También es importante que empieces por una punta de la habitación para que no pises lo que has fregado y para sacar la suciedad de la estancia.

Evita:

  • Dar laca a los muebles. Mejor usa pintura antipolvo (nueva) porque el polvo no se adherirá a esas superficies.
  • Exceso de adornos. Si tu decoración es recargada, acumulará polvo. Es mejor una decoración sencilla, dejando espacios libres y colocando pocas cosas.
  • Colocar muchas alfombras. Son como un imán para el polvo y las bacterias. Es muy importante evitarlas en habitaciones infantiles, y las que tengas por toda la casa, has de aspirarlas a menudo.

Ayúdate de:

  • Purificador de aire. Filtra el aire y elimina el polvo, el polen y otras sustancias nocivas.
  • Robot aspirador. Una buena y sencilla forma de mantener limpios los suelos de tu casa. Importante que tenga filtro HEPA, para una limpieza más eficiente

Esperamos que estos trucos te sean de ayuda y puedas mantener tu casa limpia durante más tiempo, y así dedicar más tiempo para ti, los tuyos o hacer lo que más te guste.

¿Conocías estos trucos? ¿Cuáles son tus trucos para que la casa te dure más tiempo limpia?¡Cuéntanoslo!

 

otono

Cómo preparar tu casa para el otoño

Alfonso No Comments

El otoño está ya a la vuelta de la esquina. Se acabó el verano y las vacaciones y ahora toca volver a la rutina. Es hora de decir adiós al calor y prepararse para las bajadas de temperatura del otoño.

Es cierto que nosotros tenemos que cambiar nuestra vestimenta y nuestra rutina, pero no hemos de olvidarnos de nuestro hogar que también es importante. Es necesario cambiar los textiles livianos del verano por materiales más cálidos que nos ofrezcan más confort en casa.

Desde Monra’s te contamos cómo poner tu hogar a punto para la llegada del otoño, y así afrontar la vuelta al cole con energía renovada y con mucha ilusión. ¡Toma nota!

  1. Revisa los textiles.

No te dejes nada: cortinas, sábanas, mantas, colchas, estores, alfombras, cojines… estos elementos son clave para vestir tu casa de manera acogedora. Cuando vayas a sacer los textiles más cálidos, comprueba que están en buen estado y listos para ser usados.

Siempre puedes aprovechar las últimas rebajas de verano para hacerte con esos elementos que te faltan para el otoño, y así será todavía más económico.

Es interesante que incluyas algún elemento nuevo de color neutro que le dé a tu hogar un toque fresco y nuevo. Unos cojines, un plaid,… son elementos muy fáciles de cambiar y de combinar que pueden dar una cambio radical a tu decoración.

Este es también el momento ideal para sacar las alfombras e ir preparando el suelo para el frío que está por llegar.

  1. Ordena y limpia cada habitación en profundidad.

Ya es hora de una limpieza a fondo de la casa y preparar todo para la llegada de la nueva estación. Es un buen momento para hacerle hueco a las prendas del otoño en tu armario y en tu cama. Vestir la cama con prendas más cálidas es muy fácil, limpiar los armarios y ordenarlos ya es más complicado.

Aquí tienes un pequeño resumen de cómo limpiar y ordenar el armario, pero si quieres saber más, no dudes en leer nuestro artículo Limpieza y orden del armario: como prepararlo para el cambio de estación.

Limpieza y orden de los armarios rápida y fácil:

  • Vacía el armario y pasa un trapo húmedo con un poco de jabón neutro. Después seca todo bien.
  • Clasifica y separa la ropa en 2 grupos: en uno lo que vas a usar y en otro lo que no, así haces limpieza y hueco a tus nuevas adquisiciones.
  • Incluye un ambientador de ropa. Puedes colgar jabones aromáticos o saquitos con unas gotitas de aceites esenciales.
  1. Atención a la cocina y los baños.

Repasa cada superficie para que todo esté limpio y desinfectado. Haz una limpieza más a fondo y así luego sólo tendrás que mantener la zona limpia, así te será mucho más cómodo y lo harás más rápido.

Puedes limpiar ambas zonas con un multiusos para eliminar el polvo y demás, y seguir con productos más específicos como desengrasante o productos para el wc con los que será más sencillo limpiar y desinfectar.

  1. Revisa el funcionamiento de la calefacción.

Puede que sea pronto, pero si quieres ahorrarte sustos, este es el mejor momento. Imagina que llega un día de frío y resulta que cuando vas a encender la calefacción, esta no funciona: ¡horror! Pues para que esto no te pase, más vale que seas previsora y revisa ya tus aparatos de calefacción. Así si hay algo que reparar tendrás tiempo suficiente para ello. Aprovecha también para comprobar también la aislación de puertas y ventanas.

  1. Decora tu casa para el otoño.

Porque no va a ser todo limpiar, ahora toca divertirse.

Prepara tu casa para el otoño con textiles y colores cálidos y luminosos. Apuesta por tonos en amarillo, rojo y naranja. Si prefieres los clásicos, elige tonos granate, burdeos, berenjena, kaki o mostaza.

Coloca velas aromáticas para crear diferentes ambientes y dar un toque más acogedor a tu casa. También puedes colocar centros de flores secas, ramilletes atados con un cordel y colgados boca abajo, o cestas de mimbre con tomillo, manzanilla o lavanda.

Esperamos que nuestros consejos te sean de ayuda y que te sirvan para poner tu casa a punto para el otoño.

¿Cuál es tu rutina para preparar tu casa para el otoño? ¿Crees que nos falta algún consejo? ¡Cuéntanoslo!

humedad

Cómo acabar con la humedad

Alfonso No Comments

La humedad es uno de los factores más perjudiciales en el caso de personas alérgicas y con problemas respiratorios, agravando el cuadro y dificultando su recuperación. Sobre todo es importante mantener nuestro hogar bien ventilado en épocas de lluvia para así evitar la aparición de humedades.

Desde Monra’s te damos las claves para prevenir o combatir la humedad y así conseguir un ambiente más agradable en casa. Sigue nuestros consejos y di adiós al moho, los malos olores, los problemas respiratorios…

  1. Mejor prevenir que curar

Lo peor de la humedad es que no se detecta hasta que los signos son ya muy evidentes. La mejor manera de prevenir es ventilando bien la casa a diario, procurando que el aire circule por todas las estancias para así airear todos los rincones y evitando que haya un exceso de vapor en el ambiente. No pegues los muebles a las paredes, así ambos podrán respirar mejor.

  1. Ante indicios, busca pistas

Para poder combatirla de manera efectiva, primero hay que examinar la zona y determinar de qué tipo de humedad estamos hablando:

  • De obra. Los materiales empleados en la construcción no están bien colocados o absorben la humedad.
  • Por capilaridad. La humedad que sube de la tierra se filtra entre los cimientos de la vivienda.
  • Por filtración de lluvia. Especialmente tras un periodo largo de lluvia o tras lluvias intensas.
  • Por rotura de alguna tubería.
  • Por condensación de agua. Es la más corriente, y suele darse especialmente en baños.
  1. Houston, tenemos un problema

Los problemas que ocasiona la aparición de humedad pueden ser de todo tipo. Podemos distinguir básicamente entre 2 tipos:

  • Daños materiales: esconchamiento de la pintura, desprendimiento de pared en la zona dañada, pudrición de la madera, crecimiento de moho, malos olores, aparición de cucarachas o termitas…
  • Daños personales: enfermedades respiratorias, alergias, irritaciones de la piel…)
  1. Ojito en la cocina

Al cocinar, al fregar los platos… el agua está muy presente en la cocina, y es por ello que hay que llevar especial cuidado para evitar la aparición de humedades. Es importante utilizar la campana extractora (y dejarla unos 15 minutos más en funcionamiento al acabar de cocinar) para que el vapor que sueltan los alimentos que cocinamos no se fije en las paredes, igual que después de cocinar o fregar es muy recomendable secar todo bien para que no queden restos de agua por los rincones. Hay quien coloca paños secos alrededor del fregadero para que no se filtre agua entre las paredes y muebles, y cuando acaban lo recogen todo, así no queda nada mojado.

  1. Baños bajo control

El baño es el lugar que más concentración de humedad suele tener, especialmente cuando nos duchamos o bañamos con agua caliente, ya que el vaho se extiende por toda la estancia. Es conveniente ducharse con la puerta del baño cerrada, así evitamos que el vaho generado se extienda por el resto de la vivienda. Si en lugar de una ducha prefieres un baño relajante, llena primero la bañera con unos 3 centímetros de agua fría y seguidamente añade toda la caliente que desees así producirás menos vaho. Además, si no tienes ventana en el baño, lo ideal es que uses un ventilador mientras te duchas o bañas, así el aire fresco del ventilador mantendrá a raya el vaho.

  1. Que la luz te acompañe

Abre las cortinas durante el día para que entre luz natural en la casa, y por la noche enciende las luces, así mantendrás a los hongos a raya porque no tendrán lugares oscuros donde crecer.

  1. Cuestión de química

Puedes encontrar en el mercado productos químicos que te pueden serte útiles para absorber los malos olores provocados por la humedad. El producto más efectivo, especialmente en los tejidos es el bicarbonato de sodio.

  1. Cerramientos de calidad

Si quieres evitar la humedad que se produce por condensación, lo mejor es que aisles térmicamente los muros de la casa e instales en todas las ventanas y puertas de exterior perfilería de PVC o aluminio con doble acristalamiento y con rotura de puente térmico.

  1. Tus nuevos amigos

Hoy en día, podemos encontrar en el mercado 2 dispositivos electrónicos que te pueden ayudar a tener la humedad bajo control y a mejorar el aire que respiras en casa.

  • Este dispositivo regula el exceso de humedad mediante un depósito que capta el agua del ambiente.

A la hora de elegir cuál comprar, hay que tener en cuenta el clima de la zona donde vives, la capacidad del depósito y la potencia a la que funciona.

  • Purificador o depurador de aire. El objetivo de este dispositivo es limpiar el aire de ácaros, polen y otros microorganismos contaminantes. No ayuda a eliminar la humedad, pero en caso de haberla, ayuda a neutralizar los malos olores.

Esperamos que estos consejos te sirvan para evitar o eliminar las humedades en tu vivienda.

¿Conoces otra forma de evitarla que no hayamos mencionado? ¿Has puesto ya a prueba los consejos? ¡Cuéntanos!

como limpiar y ordenar el armario

Limpieza y orden del armario: como prepararlo para el cambio de estación

Alfonso No Comments

Con estos consejos ahorrarás tiempo y esfuerzo para limpiarlo y ordenarlo.

Nos guste o no el verano ya se acaba. Ya está aquí la vuelta al cole, las tormentas y la bajada de las temperaturas que anuncian que el otoño está cerca.

Con el cambio de temporada viene el cambio de ropa en el armario, y como no, aprovechamos para hacer limpieza del armario. En Monra’s hemos seleccionado una serie de consejos que te ayudarán a limpiar y ordenar el armario de manera rápida y cómoda. Así que, ¡toma nota!

  • Ten a mano lo de limpieza. Especialmente los básicos: limpiador de madera, un limpiador jabonoso para otros materiales, trapos para secar y bayeta de microfibra.
  • Busca sitio para la ropa. Cubre la cama con una sábana, toalla o tela que no necesites tener a mano, y que luego puedas lavar fácilmente, así evitarás que se manche o estropee la ropa de cama cuando coloques las cosas del armario encima.

 

  • Empieza por el maletero. Vacíalo por partes, así será más fácil limpiarlo. Es el momento ideal para hacer “limpieza” (y no nos referimos a la limpieza de superficies) y deshacerte de aquello que no usas o no necesites.
  • Usa la aspiradora. Es la mejor manera de deshacerte del polvo. Ponle la boquilla fina para limpiar rincones. Para limpiar los cajones, especialmente si no los puedes sacar del armario, utiliza una aspiradora pequeña de las que se usan para el coche. Después repasa con un trapo húmedo y seca la zona antes de colocar la ropa dentro del armario.
  • Baldas y cajones. Vacíalos y revisa las prendas por si tienen alguna mancha, están mal dobladas, les falta algún botón… la ropa de cama es mejor que la organices dentro de la funda de almohada.
  • La zona de ropa larga. Saca la ropa del armario, limpia la zona y revisa las prendas. Cepilla las prendas que lleven tiempo sin usarse y comprueba que no tengan manchas.
  • El zapatero. Vacíalo y límpialo a fondo. Desecha las cajas porque ocupan mucho y pon barras o colgadores de zapatos.

Otros consejos útiles

  • Haz una foto para recordar como tienes ordenado el armario, especialmente si lo vas a ordenar igual después de la limpieza.
  • Ajusta los tiradores y bisagras si están flojas debido al uso continuado y engrasa los carriles de las puertas correderas.
  • Usa ambientadores antipolillas para mantener mejor tu ropa, y si vives cerca de la costa, mejor coloca también algún producto antihumedad.
  • Empapela la pared del armario. Si eliges uno perfumado servirá de ambientador. Ponlo también en los cajones, así decoras, perfumas y los podrás limpiar mejor.
  • Un par de veces al año deja abierta las puertas del armario durante unas 12 horas, así renovarás el aire del interior. Esto es especialmente recomendable en los días más cálidos.
  • Para evitar que entre el polvo, pon burletes en las puertas, pero si son batientes coloca con cierres magnéticos

Como puedes comprobar, estos consejos son muy sencillos, y si los sigues ahorrarás tiempo y esfuerzo en limpiar y ordenar tu armario, así podrás disfrutar de tiempo para ti. ¡Ahora ya no hay excusa para retrasarlo!

 

brillo superficies

Consejos para recuperar el brillo de una superficie deslucida

Alfonso No Comments

El uso continuo de los objetos y superficies hace que éstos pierdan brillo, adquiriendo un aspecto un tanto antiestético y dando la sensación de que no los cuidamos, aunque realmente no sea el caso.

Desde Monra’s te queremos dar unos consejos para recuperar el brillo de diferentes superficies y así que tu casa brille como el primer día.

  1. Encimera de mármol.

Para sacarle brillo, puedes limpiarla con una bayeta y unas gotas de amoniaco, pero si ha perdido mucho brillo, o ves que no ha recuperado todo su esplendor, siempre puedes recurrir a un pulido casero. Para hacerlo, sólo tienes que echar un puñado de sal sobre la superficie y frotar con un papel, luego aclara con agua y seca. ¡Verás que el resultado es increíble! Y para rematar el pulido puedes aplicar (de vez en cuando, nada de hacerlo a menudo o se te creará una capa que luego tendrás que quitar) cera sobre el mármol, así cerrarás los poros.

Consejos para recuperar el brillo de una superficie deslucida Read More

que estropea tu ropa cuando la lavas

¿Qué estropea tu ropa cuando la lavas?

Alfonso No Comments

Ropa desteñida o encogida son males comunes que nos suceden cuando estamos haciendo algo mal a la hora de la colada.

Aunque no es algo que suceda normalmente, seguro que a todos nos ha pasado alguna vez, especialmente cuando se está aprendiendo a usar la lavadora. Según un estudio de Samsung, estropeamos una media de 2,4 prendas al año. Puede que sea por despiste al estar siempre pendientes de mil cosas a la vez, o porque no nos hayamos dado cuenta de que hemos hecho algo mal durante el proceso. El caso es que hemos estropeado la prenda y no podemos hacer prácticamente nada al respecto. Read More